Imagen del post "El miedo a contar tu idea" en el blog de Silvia Pallarés Just

Emprendedor: el miedo a contar tu idea

El emprendedor se enfrenta a muchos obstáculos. Esto nos genera, en ocasiones, sensaciones de miedo y frustración que se van intercalando con “la increíble sensación de venirse arriba“.

Uno de los miedo a los que se enfrenta un emprendedor, es el trágico momento en el que te encuentras ante un grupo de personas (amigos) y te preguntan por tu idea. Es un momento crítico, no por el miedo que nos copien nuestro negocio sino por las reacciones que acontecen una vez lo has contado.

Post del blog de Silvia Pallarés Just

Si has intentado emprender anteriormente, ya te habrás dado cuenta que la gente no corre a copiar tu idea. Es más fácil que se sienten con un paquete de palomitas para ver como “fracasas” una vez más. Y digo “fracasas”, no porque yo lo vea así, sino porque seguramente es como lo ve la gente de tu alrededor. Para mí es más como una experiencia.

Yo era de las que tenía miedo a hablar de mi idea, lo comentaba con la boca pequeña, dando rodeos. Todo para evitar ese fatídico silencio, las caras de estupefacción o, lo que es peor, los comentarios: “Estás loca, eso no va a funcionar“. Créeme es necesario pasar por ésto.

Mi consejo: recoge toda información, guárdala o tírala, pero que no te afecte.

No debes preocuparte, estás siguiendo los pasos que tocan y será la experimentación (el conocer al cliente y al entorno) lo que te dirá si estabas en lo cierto o no, y si no es así, no habrá pasado nada, habrás invertido tiempo (la idea es que sea cuanto menos mejor) y puede que algo de dinero (siempre has de intentar que el gasto para poder evaluar si tu producto o servicio es viable sea el mínimo). Piensa que siempre podrás adaptar la idea, cambiarla o mejorarla (pivotar) o, quien sabe, tener otra.

Recuerda que todo el mundo fracasa, así que nadie se va a acordar de tus fracasos, pero sí se acordarán de tus triunfos.

Lo importante de contar lo que haces no son los comentarios, es que la gente hable de ti, que sepa lo que tienes entre manos, porque si llega el día en el que abres tu negocio querrás que haya alguien esperando en la puerta.

El otro día tuve que escuchar, al contar mi idea, que parecía que empezaba muchas cosas y que no terminaba nada, que me aclarara…”que si estudio veterinaria… y me meto a apicultora… y me pongo a hacer cursos de nuevas tecnologías… y luego se me pasa por la cabeza que puedo montar una web de no se qué para las bodas…“. La disertación terminó con la pregunta “¿No deberías elegir?”. Y yo me pregunto: ¿Por qué debería elegir nada?. Hay infinidad de cosas que me gustan, que quiero aprender y que hasta puede que se me den bien. ¿Quién me dijo que no podría evolucionar? ¿Quién dijo que porque estudié veterinaria tendría que montar una clínica? Mi madre aún me lo dice.

¿Y quién me dice que dentro de 20 años no acabe teniendo una casa rural con animales y ponga en práctica, una vez más, lo que aprendí en mis estudios en la Facultad de Veterinaria? Quién sabe, puede que acabe teniendo una granja, pero ahora mi realidad es otra.

Así que vivo cada momento de mi presente, de mi idea. Trabajo para conseguir el futuro que me imagino, pero si no lo consigo, o si ese futuro no es como lo imaginaba, no sufriré porque estoy aprendiendo a adaptarme a los cambios, pivoto ante las barreras. ¡¡No deja de ser el Lean Startup de mi vida!!

P.S. Os hablaré del método Lean Startup en otro post muy interesante si estás pensando emprender.

 

Anuncios

6 comentarios en “Emprendedor: el miedo a contar tu idea

  1. Eugenio Gómez dijo:

    Totalmente de acuerdo contigo Silvia. Hay que superar los miedos. Y por supuesto, para triunfar en algo, hay que fracasar primero. Forma parte del aprendizaje y es absolutamente necesario. Lo que en principio nos planteamos como metas, no son más que etapas en el camino hacia la meta final. Hay que seguir intentandolo. Yo llevo tres proyectos fracasados y ahora estoy enbarcado en el cuarto, con más ilusión, si cabe, que en el primero. Seguro que los mis tres fracasos anteriores eran necesarios para llegar hasta aqui.
    Por cierto, enhorabuena por tu blog.
    Ya que no nos vemos, al menos nos “leemos”, jejeje. Un abrazo.

    Me gusta

  2. Pablo y Yasmina dijo:

    Silvia nos ha encantado tu post! Nos hemos sentido identificados en él por el hecho de que algún gen debéis tener en la familia pues reconozco ese afán de emprendedor en Pablo. Él siempre está pensando nuevas ideas, cada una de ellas más interesante o rocambolesca, ¡qué sé yo! Pero todas ellas le hacen ilusionarse y creer en sus proyectos. Como no, yo siempre le apoyo en todo pues tengo plena admiración por personas como tú y como él que no tenéis miedo a probar, intentar y luchar por cosas que os motivan sin miedo a equivocarse, pues como bien dice el dicho: quien no arriesga no gana!. Un besazo

    Me gusta

    • Silvia Pallarés Just dijo:

      Como hijos de autónomos lo hemos visto en casa desde pequeños, los Pallarés siempre reciclándose para adaptarse a los cambios…lo debemos haber heredado del Yayo. Estoy segura que al final encontrareis vuestro camino porque os lo merecéis.Hay que aprovechar el tiempo.

      Un besote a los dos y gracias por el comentario me ha encantado.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s